Literatura Hispanoamericana

9789681832315

Tema 2 La poesía novohispana y el barroco

Durante mucho tiempo los críticos consideraron que la poesía novohispana solamente tenía una figura rescatable: Sor Juana, y aun ella no salía muchas veces muy bien librada.  La causa fundamental de esta crítica tan destructiva se centraba en primer lugar en un desconocimiento del material poético novohispano y después en la incomprensión de la que el propio Góngora era objeto. Ahora, sin embargo, en una recapitulación de juicios, al lado del nombre de sor Juaa aparecen los no menos importantes de Matías Bocanegra (1612 – 1668), Luis Sandoval y Zapata y Carlos Sigüenza y Góngora.

Matías de Bocanegra fue un jesuita oriundo de Puebla, debe su fama como poeta al tecto: “Canción a la vista de un desengaño”.

Luis de Sandoval y Zapata nació en México en los inicios del siglo  XVII son que se sepa la fecha con exactitud; se conoce, sin embargo, que estudiaba en San Ildelfonso en 1634. Más cercano a Quevedo que a Góngora, tanto desde el punto de vista espiritual como estilístico , supo establecer con los dos pilares del barroco, nexos que lo hacen partícipe del movimiento y no un simple imitador. De él se conocía tradicionalmente el soneto: “A la transubstanciación admirable de las rosas en la peregrina imagen de Nuestra Señora de Guadalupe”. El padre Alfonso Méndez Plancarte, investigador acucioso y erudito mexicano contemporáneo, descubrió en la Biblioteca Nacional de México, veintinueve sonetos más que consagraron definitivamente a Luis de Sandoval y Zapata como uno de los poetas barrocos novohispanos de más calidad.

Carlos de Sigüenza y Góngora, gran amigo de sor Juana a quien dedicó una oración fúnebre, destacó no sólo en la literatura, sino también en las ciencias; fue catedrático de filosofía y matemáticas en la Universidad. Entre sus obras literarias destacan dos: Primavera indiana (1668) y Triunfo parthénico (1682-1683) obra antológica recopilatoria por él y que incluye composiciones propias además de otras muchas de varios autores que participaron en dos certámenes literarios auspiciados por la Universidad en esos años.

Aunque es vasto el material poético rescatable de la poesía novohispana, no se puede decir tampoco que haya sido una época especialmente floreciente salvo por los casos concretos de los poetas mencionados y desde luego, el fenómeno excepcional de sor Juana Inés de la Cruz. Las razones por las cuales gran parte de la producción poética de este momento carece de solidez es porque -como dice un estudioso de los siglos novohispanos-  “al virreinato de la Nueva España le sobraron versificadores, le faltaron, a pesar de tantos esfuerzos escolares y de tantas justas premiadas, verdaderos poetas”.

FRANCO, Ma. de Lourdes. LITERATURA HISPANOAMERICANA.
“Unidad 3. El barroco en América Latina”
México : Limusa, 2013
ISBN: 9789681832315

http://www.noriega.com.mx

puntos de venta_prof

Atención a clientes

limusa@noriegaeditores.com

(52 – 55) 51 300 700 ext. 112 Lada nacional sin costo 01 800 703 750

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s