Maqueo

ORTOGRAFÍA Y REDACCIÓN PARA SECRETARIAS
Maqueo Uriarte, Ana Ma.

Una oración compleja es aquella compuesta por dos o más oraciones. Una de ellas es la oración principal y las otras pueden ser sustantivas, adjetivas o adverbiales, de acuerdo con la función que se desempeñen dentro de la oración principal.

Una oración subordinada adverbial, tal como su nombre lo indica, cumple la función de un adverbio dentro de la oración principal.

Un párrafo debe ser claro, exacto y sencillo. Por claridad entendemos la expresión de una sola idea central; el uso correcto de las palabras y los signos de puntuación; el orden en la expresión de las ideas así como el empleo adecuado de enlaces, sin caer en el abuso de oraciones subordinadas que pueden oscurecer un texto.
La exactitud se refiere a la expresión de una idea clara, precisa, que no pueda interpretarse de ninguna otra forma. En ocasiones, la falta de exactitud en lo que se dice cambia y oscurece el contenido.

Anuncios

REDACCIÓN, COMPOSICIÓN Y ESTILO

Una particularidad que distingue a la lengua española de otras es la posibilidad de no hacer explicito el sujeto de una oración. El verbo conjugado no solamente señala las acciones o estados del sujeto: también indica si la persona gramatical es singular o plural, ademas del tiempo y el modo del verbo. Por ejemplo, en la oración Comprobaremos los resultados de la investigación, el sujeto que corresponde al verbo, marcada en negritas cursivas, señala la primera persona del plural, el tiempo futuro y el  modo indicativo.

Pequeños e insustituibles. Puntuación

Llamamos signos de puntuación a los recursos gráficos que nos sirven para enlazar y separar nuestros enunciados (frases, oraciones, párrafos, cláusulas, periodos), y para crear o resaltar diversas relaciones entre esos enunciados. Esos signos nos aclaran el sentido de lo que estamos leyendo y, cuando redactamos, de lo que queremos que el lector entienda. Los signos de puntuación hacen posible la lectura y la comprensión del texto: van anunciando el carácter de frases, oraciones, cláusulas, etc., que pueden cambiar mucho si falta o sobra alguno o si el redactor confunde su uso.

LEÓN MEJÍA, Alma Bertha y GONZÁLEZ OCHOA, Rodrigo
Redacción, Composición y Estilo.
México: Limusa 2010. pp. 15, 93.

Da clic para ver en grande